Oficinas virtuales: ¿Qué son y cómo funcionan?

Oficinas virtuales: ¿Qué son y cómo funcionan?

¿Has pensado alguna vez en oficinas virtuales?

Desde que la tecnología empezó a ser parte de nuestra vida cotidiana, empezamos a percibir el mundo de una manera diferente. La idea de que una persona debe estar en un único lugar ya no es acorde con las nuevas tendencias. Se han creado nuevas necesidades y se ha despertado un mayor interés por la posibilidad de elegir desde qué lugar trabajar.

El nuevo dilema de los empresarios está en definir las verdaderas razones por las que es mejor tener estos entornos virtuales y no un lugar como el que estamos acostumbrados a tener.

La primera inquietud que viene a tu mente es acerca de las características que debe tener este nuevo lugar para que la empresa pueda operar sin mayores complicaciones, siempre pensando en que las personas se sientan satisfechas trabajando de esta manera.

Hoy todos estamos conectados a la red; las condiciones de vida han cambiado y las personas piden cada vez mayor flexibilidad en su trabajo, por lo que estos espacios virtuales representan una opción ideal si quieres contar con tener gente comprometida.

El verdadero reto está, sin lugar a dudas, en  buscar un lugar tranquilo, donde no existan mayores distracciones, que represente a la empresa frente a sus clientes y donde la comunicación pueda fluir de manera efectiva.

¿Qué es una oficina virtual?

¿Qué es una oficina virtual?

 

Es un espacio que tiene las mismas características de una oficina convencional; se pueden programar reuniones de negocios, desarrollar labores cotidianas; cuenta con los servicios de correo, telefonía, página web.

La gran diferencia está en que no exige presencia permanente en el mismo lugar y que no requiere grandes ni complicadas instalaciones para funcionar adecuadamente. Los sistemas de comunicación se vuelven más efectivos, puesto que hay que aprovechar el tiempo para una colaboración creativa.

Es ideal para quienes buscan opciones de bajo riesgo, que no desean incurrir en gastos innecesarios, ni tener que preocuparse por altas cargas administrativas y financieras.

Ahora es muy común, encontrar espacios virtuales diseñados para aquellos empresarios o emprendedores, que por sus condiciones de trabajo y sus gustos particulares pasan mucho tiempo fuera de la ciudad.

Una ventaja que ofrece este tipo de espacios es poder contar con una dirección física en una ubicación estratégica que le de prestigio a la empresa y le permita recibir correspondencia importante.

 

Le puede interesar: ¿Una oficina virtual puede ser el comienzo de tu trayectoria como empresario exitoso?

 

Es muy útil porque ofrece ambientes totalmente equipados, en los que se puedan hacer reuniones de negocios, conservando una excelente imagen. Existen menores preocupaciones administrativas, permitiendo que  la empresa pueda enfocarse en nuevas ideas y potenciar sus negocios hacia nuevos mercados, sin hacer grandes inversiones en nuevos espacios.

Es una gran idea que permite que las empresas sean incluyentes, ya que personas con movilidad limitada, o que por sus condiciones de vida están apartadas, al no ser necesario hacer desplazamientos, podrían ser vinculadas a la empresa sin mayores problemas, al no tener fronteras es posible incluir personas en otros lugares del mundo.

¿Cómo funcionan?

  • Identifica el lugar geográfico que mejor se adecue a tus necesidades y las de tus clientes, y pide una cita para visitar el lugar.
  • Visita las instalaciones, conoce las personas que son del lugar y averigua cuál es el mejor plan que se adecua a tus objetivos y a qué beneficios puedes acceder.
  • Elegido el lugar comparte la información de tu empresa, datos de contacto, productos y servicios y los mayores detalles que puedas para que la persona encargada de responder las llamadas pueda dar información pertinente.
  • Llega a un buen acuerdo y empieza a funcionar.

Aprovecha la opción de oficinas virtuales para hacer que tu trabajo sea más divertido.

Deja un comentario