Oficinas virtuales, ¿una alternativa en época de pandemia?

Beneficios de las Oficinas virtuales

El distanciamiento social que se ha generado con la presencia del Covid-19, parece haber dejado al trabajo de oficina presencial en un lugar poco práctico que ahora se le cede al homeworking y a los modelos divergentes de trabajo. Por fortuna, existe una forma de mezclar lo mejor de ambos mundos. Las oficinas virtuales en Bogotá se presentan como la manera de mantener el orden empresarial, reducir los costos y preservar la salud, sin necesidad de grandes cambios en la logística de la compañía.

Un concepto que se actualiza constantemente

La idea de la oficina virtual no es un simple cuento que se haya inventado hace unos meses para sacarle provecho a la pandemia. Este esquema de trabajo existe desde los sesentas y se ha venido perfeccionando y optimizando con ayuda de la incorporación de nuevas tecnologías. En la actualidad, han ganado gran popularidad por la versatilidad y el dinamismo que las acompañan.

Dentro de sus características está que los trabajadores no deben estar en ella todo el día. Además, pueden brindar un servicio a distancia. Solo de ser necesario, recurrirían a la sede real para resolver cualquier caso puntual.

Los servicios y beneficios que otorga una oficina virtual se listan por montones. Por tal razón, queremos hacer un resumen de lo que creemos que son los motivos principales para considerar esta opción de organización laboral por encima de las demás.

1. La oficina virtual mejora o mantiene los estándares de eficiencia

Con el aumento del trabajo virtual se han visto dos fenómenos particulares. Por un lado, que ciertas clases de trabajos se hacen mejor en casa que en una oficina. Mientras que, por el otro, ocurre un efecto contrario en algunos tipos de cargos laborales.

La oficina virtual, al recaer en el medio de esos dos estados, permite una flexibilidad que no se pueda dar en otros sistemas. Los trabajos que demuestren rendir mejor en casa pueden hacerse desde ahí, los que no, deben realizarse desde un ambiente profesional, pero igualmente descontracturado y ameno.

También te va a interesar: Puntos importantes al momento de elegir una oficina virtual

2. La reducción de costos es notoria

Alquilar una oficina de tiempo completo es un gasto grande que hace que muchos negocios no puedan hacer uso de ellas por más que las necesiten para mejorar su operatividad. Los recibos, los costos por mantenimiento y las contrataciones extras pueden marcar la diferencia entre la rentabilidad o no.

En cambio, mediante el uso del ambiente virtual, podemos acceder a los mismos beneficios que trae una oficina con dirección física y sin incurrir en gastos excesivos. Además, puede pagarse en función de lo que exclusivamente se necesite.

3. Servicios especializados superiores a los de las oficinas comunes

Los espacios de este tipo son construcciones digitales hechos a medida y no edificios que se adaptan para ser centros empresariales. Tienden a estar diseñados con tecnología de punta, la cual no solamente facilita la comercialización de los rubros en los que nuestra empresa se especializa, sino que, además, ofrece procesos logísticos, administrativos y de software que vienen por cuenta del propietario dentro del paquete de adquisición.

Contar con un recurso de este tipo permite acceder a nuevos sistemas y mecanismos que agilizan y tercerizan deberes que antes nos correspondían.

Como puedes ver, las oficinas virtuales en Bogotá son una alternativa casi que inmejorable para agilizar la dinámica del trabajo, especialmente en esta ciudad donde el tráfico puede generarte importantes retrasos. Es una manera de trabajar más flexible y agradable. Así que, deja de lado las viejas costumbres y da el salto que tu empresa necesita.