¿Hacia dónde va la economía en Colombia?

¿Hacia dónde va la economía en Colombia?

Según el FMI (Fondo Monetario Internacional), se espera que para el año en curso la economía crezca alrededor de tres puntos y medio. Lo que supone un incremento de un poco más de un punto con respecto al año 2018, posicionando al país por delante de Brasil y México, pero quedando rezagado en contraste con Chile y Perú. Por lo que, a pesar del trivial crecimiento percibido, Colombia continúa habituada a la misma economía comedida de los últimos años, la cual no está exenta de vulnerabilidades y amenazas.

El aminorado crecimiento de los últimos cinco años viene acoplado a las distintas dificultades que ha atravesado el sector. Como la crisis de los precios del crudo, el paro de camioneros en 2016 y el aumento del IVA; e incluso los fenómenos naturales como El Niño y escándalos financieros como el de Odebrecht han jugado un rol importante en contra de un crecimiento más estable.

Del mismo modo, este mismo año la tasa de desempleo alcanzó casi el 12% en febrero, es la más alta registrada desde el 2013. Además, la inflación anual se vio acelerada un 3,2% en marzo, de acuerdo a datos suministrados por la compañía Bloomberg, después de que manifestantes mantuvieran bloqueada una importante vía comercial, causando un aumento en el precio de los alimentos.

 

Oficinas en arriendo amobladas Bogotá:  Conoce los espacios perfectos para tu empresa

 

El año en curso

Colombia cuenta con una herencia de buenas prácticas fiscales y monetarias. Lo que puede evidenciarse en el índice de confianza del consumidor, el cual se ubicó en 1,2% durante el mes de marzo. Lo que supone una mejoría al compararlo con su valor del mes anterior, ubicado en   -5,6%, según informes del centro de investigación Fedesarrollo. Así mismo, el Banco de la República vaticinó que el PIB se expandirá a 3,5% durante este año, frente al 2,7% alcanzado durante 2018.

Para Carolina Soto, codirectora del Banco Central, la recuperación económica de Colombia podría consolidarse este año 2019, con una expansión incluso mayor al 3,5% de crecimiento esperado. Auspiciado por el sector energético, minero y de construcción.

 

La perspectiva global

Todo esto ocurre mientras, en el complicado marco internacional en el que nos ubicamos, encontramos importantes tensiones comerciales globales. Entre las cuales destacan la normalización de la política monetaria de EE.UU, donde el país norteamericano elevará las tasas de interés. Al mismo tiempo, las tensiones tecnológicas y comerciales entre el país anglosajón y China están en pleno apogeo. Y, por otro lado, en Europa la fallida salida del Brexit deja un ambiente inestable, y ya de por sí de incertidumbre debido a los actuales roces comerciales de la Unión Europea con EE.UU.

Lo que ubica al país en una posición vulnerable en materia de exportaciones. Aun así las noticias son buenas para Colombia ya que los inversionistas extranjeros continúan apostándole al mercado colombiano. Y es que hoy, cerca de una cuarta parte de los títulos del tesoro nacional están en manos de extranjeros, sin que haya ventas de los mismos. Muy por el contrario, las compras netas se han mantenido a un buen nivel. Lo que se traduce como una señal de confianza en la economía colombiana.

 

Futuro 

Aunado al panorama mundial y a un crecimiento reducido de los mercados a nivel internacional, encontramos la presión a la economía que supone el flujo migratorio venezolano, como consecuencia de la crisis económica que atraviesa el vecino país. Solo el año pasado los costos fiscales pertinentes a la migración venezolana superaron el 0,5% del PIB.

 

Te explicamos la importancia de las Pymes en la economía colombiana

 

Sin embargo, 2019 es sin duda un año con una óptica más positiva en materia de crecimiento económico y podría convertirse en un trampolín para que en próximos años se alcancen niveles de crecimiento más significativos, pero, debido a numerosas dudas, riesgos e incertidumbres tanto dentro como fuera de las fronteras colombianas, el futuro no es gris, sino que está en un punto donde ciertamente no es fácil divisar lo que depara.

Deja un comentario