Consejos para mejorar tu productividad

Consejos para mejorar tu productividad

Muchas veces nos sentimos agobiados porque el tiempo no rinde lo suficiente para toda la cantidad de actividades que debemos realizar. Nos sentimos poco productivos y esto podría llevarnos al desespero.

Pero existen técnicas para sacarle utilidad al tiempo. Son consejos sencillos que cada uno puede tomar como hábito. No dejes de leer este artículo para que te enteres de cuáles son y saques provecho de ellos.

 

Renta de oficinas amobladas en Bogotá: te explicamos por qué alquilar un despacho en la capital colombiana.

 

Conócete a ti mismo

El primero de ellos se relaciona contigo mismo. Nuestras costumbres de procrastinar ante casi todos nuestros eventos importantes nos llevan a estudiarnos en profundidad con el fin de conocernos, de develar los traumas que nos llevan a evitar el éxito, y a despejar el camino para enfocarnos en nuestros objetivos e ir por ello con todas nuestras fuerzas.

 

El mejor camino

Lo anterior nos llevará a estar seguro de cuál será el camino a escoger. Muchas veces nos enfocamos en senderos trillados por otros que no se adaptan a nuestra idiosincrasia, costumbres, gustos y pasiones, que difícilmente nos lleven hacia un puerto seguro.

Por eso, preguntarnos qué nos gustaría hacer durante muchas horas sin sentir cansancio y sin esperar otra cosa que la satisfacción personal es un síntoma inequívoco de que estamos por buen camino.

Ahora bien, todos los caminos tienen distracciones y hay que identificarlos para sortearlos y dejarlas atrás sin remordimientos. Esto significa enfocarnos lo más que podamos en nuestros objetivos para planificar las acciones que nos lleven en la línea más corta hacia aquello que anhelamos.

 

Come bien y descansa lo suficiente

Ninguna planificación será efectiva si no dedicas tiempo para ti. Debes dormir suficiente y comer sano para que tu cerebro sea productivo y no se aparte de las metas diarias a lograr. Así mismo, la persistencia no significa abandonarte. Significa que no debes apartarte de tu horizonte, a pesar de no obtener los resultados requeridos en forma inmediata.

 

Conforma una rutina

Por otro lado, si esa planificación la transformas en costumbres diarias estarás creando una rutina favorable, por aquello de que el hombre es un animal de costumbres, como se le definió al ser humano en algún momento. Esa rutina debe estar desprovista de todo aquello que distrae lo importante.

 

Todo trabajo debe hacerse con pausas

Independientemente del trabajo que realices, es necesario detenerte de tiempo en tiempo para hacer pausas que eviten la fatiga. Esos momentos son indispensables para caminar un poco, ingerir algún refresco, agua o café, desconectarse de lo que se está haciendo para recobrar fuerzas y entusiasmo.

Se recomienda tener a la vista frases estimulantes para inyectar nuevos bríos. Quince minutos serán suficientes para un lapso ininterrumpido de trabajo de 45 minutos. Todo depende de tu voluntad. Tanto el tiempo de trabajo, como el de descanso, pudieran prolongarse, dependiendo de las condiciones en que se encuentre cada quien.

Comienza por lo más importante

Haz un listado diariamente de todas las actividades a realizar. Separa las importantes y dale la prioridad requerida. Luego comienza por abocarte hacia ese primer objetivo; una vez logrado, pasa al siguiente sucesivamente completa los bloques de trabajo con los descansos alternativos.

Si el trabajo que tienes requiere del uso de las redes sociales, haz un plan para visualizarlas cada cierto tiempo sin engancharte, dándole una hora tope para tomar la información necesaria y guardarla en una carpeta de “pendientes”, a revisar en uno de los tiempos de descanso.

 

Evita el estrés

Son tantos los consejos para estructurar un cuadro de mayor productividad que un libro no sería suficiente. Sin embargo queda por decir que el estrés es el peor enemigo que pudiera presentarse a una persona que se cree improductiva. La meditación se está usando con buenos resultados para combatir este mal. Si bien no se puede erradicar totalmente, si puede controlarse con ejercicios diarios y un poco de ejercicio espiritual para brindarte tranquilidad y sosiego.

 

Te explicamos las ventajas de alquilar una oficina amoblada.

 

Siguiendo estos consejos lograrás más y mejores resultados en menos tiempo y con menos esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *